martes, 14 de marzo de 2017

Oda a la milanesa, poesía epicúrea

Por Horacio Licera
Hoy me levanté inspirado por Shakespeare y Borges, pero de pronto apareció Héctor Gagliardi y les dijo que no perdieran el tiempo conmigo, que no gasten pólvora en chimangos... que él se iba a encargar. Bajo su aura salieron estos versos melancólicos en horas cercanas al mediodía... (perdón Don Gagliardi)
Oda a la milanesa
Existe algún argentino
qué bien se tenga por cual,
que no disfrute por un casual
tu dorada presencia en la mesa?
Que no reconozca tu aroma
a cien metros de distancia
y que no muerda con ansia
tu crocante carne rebozada?
Ya no brilla tu piel dorada,
ni tus bordes se ven tostados.
Casi te tengo olvidada
cuando crujías en aceite,
hoy te cocinan a oscuras
en un horno encerrada.
Sos de todas las comidas
la más presente en el menú,
ya sos más argentina
que el puchero con caracú.
Hace rato que no como
acelga con ajo rehogada,
hígado saltado con arroz,
o salpicón de lo que sobraba,
pero nunca abandonaré,
aquella comida deseada;
una buena milanesa
acompañada con ensalada.
Los años nos piden control
de frituras y carbohidratos.
Nos amenaza el colesterol,
los glúcidos y el sobrepeso,
triste penitencia la dieta
para el epicúreo confeso.
Benditos eran los días
donde no era pecado
sentirse como antojado
y comerse una milanesa.
No te miento si te cuento
que la otra anoche te soñé
con dos huevos a caballo
en un campo de papafritas.
Pero finalmente desperté
por la cruel realidad rodeado
entre berenjenas, zapallos
y esa sopa de verduritas.
Frita eras un lujo,
y no te digo con puré.
Cuantas veces te saboreé
hasta untada con mostaza
pero yo siempre te querré
sin ninguna pretensión
vos solita y con limón
sin ningún otra sarasa.
Siempre fuiste minuta
y no te importó ser gourmet
no entraste en la disputa
de las mesas delicadas,
vos sos más del hule
con flores coloreadas,
que de manteles negros
y servilletas impolutas.
Al plato o entre panes,
para la mesa o para llevar.
En cuadraditos para picar,
no hay problema con ella
siempre lista al paladar
ya sea fría o caliente,
en opinión de la gente:
la comida más popular!


2 comentarios:

  1. ¡¡¡ ME ENCANTÓ !!!
    Refleja mi sentimiento más profundo.
    Tengo la suerte que, cada tanto, disfruto de las megamilanesas de "La Farola" lo cual me reconcilia con la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Oscar, por tus comentarios.
      Sabía que te iba a gustar este poema.

      Eliminar