miércoles, 13 de mayo de 2015

Separación de hollejos y preparación de la vineta

Monte Grande, 12 de abril de 2015
Es domingo y es otoño, es una tarde espléndida de sol en Monte Grande y estamos en casa de Rubén Cirocco trabajando en nuestro vino.
 Las imágenes pertenecen al autor 
Hacía 10 días que habíamos comprado las uvas en Don Gaspar, en el barrio porteño de Liniers. Pedimos, entonces, que las molieran con la máquina despalilladora y la llevamos a Monte Grande y las depositamos en dos enormes vasijas plásticas (una para el malbec y otra para el syrah).
Rubén, fue midiendo en este tiempo, la cantidad de azúcar que los mostos tenían. El viernes 10, advirtió que el malbec se había quedado sin azúcar. Fue entonces que decidió adelantarse a nuestra visita y separar los hollejos por su cuenta. Los colocó en una tercera vasija y le agregó agua para preparar la vineta.
Cuando llegamos el domingo, el syrah aún tenía suficiente cantidad de azúcar como para seguir su fermentación. De modo que nuestra tarea fue retirar los hollejos del líquido y dejar que terminara la fermentación en grandes damajuanas de 25 litros.
Por otra parte quitamos el líquido de la vineta que Rubén había preparado el viernes y lo dejamos en damajuanas para que también complete su fermentación. A este líquido agregamos el que obtuvimos de prensar los hollejos (tanto en el caso de la vineta, por un lado, como en el del syrah, por el otro).
La tarea fue ardua y estuvo matizada con alguna prueba de los vinos obtenidos. Estamos contentos con el resultado de nuestra empresa, Rubén estima que el proceso fue muy rápido debido a las condiciones climáticas de estos días (temperaturas elevadas para la época durante el día, algo más fresco por las noches).

No hay comentarios:

Publicar un comentario